La Opinión de los Moneros

Por Josué Randú 20 de septiembre de 2008

Los moneros, con su perspectiva crítica -que ya desearian muchos periodistas- le dedicaron sus trabajos al hecho que conmocionó al pais.

Nuestra Señora de la FACICO

Por Josué Randú 18 de octubre de 2007

Gloriosa aparición mariana en la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación dejó atonitos a propios y extraños.

Grito de Dolor

Por Josué Randú 20 de septiembre de 2008

Mucho se ha hablado de las explosiones en Morelia. Lo ocurrido el 15 de septiembre de este año se convirtio en la noticia del año y en el suceso ha pasmado a los mexicanos. ¿Qué nos esta pasando como nación?

Regresa el Logos II

por Josué Salazar 35 comentarios

Hace algunos años, llegó al Puerto de Veracruz el barco Logos II. Un barco que lleva y trae libros de cada puerto que visita. En aquella ocasión pude acudir con mi familia al navío para conocerlo y de paso comprar algunos libros, creímos que seria una oportunidad irrepetible; nos equivocamos.
Resulta que hace unas semanas surfeando en la red, me encontré con un link que me llevo a la página de tal navío.

Descubrí que este barco hará una escala de tres semanas en nuestra ciudad del 11 al 25 de mayo de 2010 y buscaban colaboradores para los menesteres en la nave.
De inmediato llené un sencillo formulario disponible en su página de internet para inscribirme como colaborador, sin embargo creí que era un disparate. Seguramente habría cientos de personas buscando un lugar para colaborar con la tripulación, pero ¡sorpresa!
Hace unos días recibí un mail donde confirman mi selección.

Ahora solo debo esperar hasta mayo para presentarme como colaborador y aprovechar este tiempo para prepararme, ya que uno de los requisitos es estar debidamente vacunado.

No pude contener la emoción así que envié mi agradecimiento y mi sorpresa fue mayúscula cuando ayer leí la respuesta.

Sí mi desempeño es óptimo, dado el grado de estudios que tengo y el nivel de Ingles que manejo, ¡podría formar parte de la tripulación en su recorrido por otros puertos del Golfo de México!

Fue tan grande la sorpresa que casi no pude dormir.
Esta oportunidad que me da la vida es la ideal para mi crecimiento como ser humano. Dar un servicio a la humanidad al llevar conocimiento a otras latitudes es, para mi, algo grandioso. Por supuesto no lo pienso desaprovechar la ocasión, al cabo que tendré seis meses libres.

Busqué mas información del barco y por medio de Facebook pude contactar con algunos miembros de la tripulación. En el perfil de uno de ellos encontré el aliciente para esperar ansioso la llegada del navío:

Sin duda sí la vivencia es aleccionadora no duden que no regresaré a FACICO.
Te pareció: 

No fui el siguiente

por Josué Salazar 0 comentarios

Estuve esperando casi una hora el autobús que me llevara a la localidad de Santa Fé, que se encuentra a escasos kilómetros de la colonia donde vivo, pero que, dada su ubicación geográfica, es de difícil acceso y solo existe una línea de autobuses que lleguen hasta ahí. Este sitio se encuentra aproximadamente a un kilometro de la Carretera Federal a Xalapa. Tomando en cuenta que era Navidad y había poco transito vehicular, consideré que no sería peligroso tomar otro autobús que me dejara cerca y caminar por la carretera hasta mi destino.

El primer autobús que pasó era uno de la ruta Saeta. Una ruta que cruza desde el pueblo El Pando en Veracruz hasta la Carretera Federal a Córdoba en Boca del río. Son unos autobuses pintados de color verde cuyas principales características en su servicio, además del extenso trayecto que recorren, son su pasaje económico y la frecuencia con la que pasan.
Hice la parada y por poco y no se detuvo.


Rápidamente subí por la puerta trasera y caminé hacia el chofer entre los asientos vacios. Solo una mujer y yo éramos los pasajeros.
En medio de la marcha el conductor me cobró y apenas unos metros mas adelante hizo una parada en la que se bajó la mujer. Después, siguió la ruta.


Sentado detrás del chofer, me coloque los auriculares y empecé a escuchar música; primero a La Casa Azul, pero a mitad de la canción Superguay le cambé a Love Game de Lady Gaga y antes de que terminara le volví a cambiar. ¿Te haz percatado de que a veces uno trae en su MP3 Player música que ya no escuchas o ya no te gusta tanto como cuando la cargaste en él?


En medio de mi absorto, buscando una canción para escuchar, levanté la mirada al retrovisor y casi me da un infarto.
¡El chofer estaba dormido!
Inmediatamente le tomé del hombro y lo sacudí a lo que él de inmediato despertó asustado.
Para calmarlo -y mantenerlo despierto- traté de hacerle conversación un tanto boba.

-Oiga, jefe, ¿hasta que hora van a trabajar ustedes?- Fue lo primero que se me ocurrió.
-Pues hasta como a las 7-. Respondió acobardado.


Ya no supe que decir, estaba aterrado. No sé cuanto tiempo estuvo dormido, quizá solo unos segundos, pero agradecí que la Carretera fuese recta y que estuviese vacía.
En ese momento recordé que en alguna ocasión comentábamos algunos compañeros que, extrañamente en los últimos años, durante el segundo semestre del año alguien de la Facultad muere; curiosamente en un accidente automovilístico. Por un instante sentí que pude ser el siguiente.
Me asusté tanto que decidí bajarme del autobús casi 100 metros antes del entronque donde me debía bajar.
Antes de descender y ya parado en la escalera ansioso de pisar tierra segura le dije al chofer:

-Oiga, jefe no se duerma que puede ser peligroso.
-Gracias, hijo, por despertarme.
-No, pues tómese un cafecito o algo para no dormirse y descanse cuando llegue al Pando.
-Sí, hijo, muchas gracias.

Me quede parado al pie de la carretera mientras el autobús se alejaba, aun me temblaban las piernas. Respiré hondo para calmarme y una vez logrado volví a cambiar de canción.

Te pareció: 

Entradas Recientes

Comentarios

Suscribete

Escribe tu email:

Estadisticas

Visitas
Usuarios en linea
Ranking
Top Blogs México
Top Blogs México
Suscriptores